La cuesta de…FEBRERO

La cuesta de…FEBRERO

Varios titulares podrían ser válidos para lo que está viviendo el conjunto verdiblanco en los últimos días. La cuesta de Febrero, semana trágica, batacazo final. Se me ocurren bastantes. Pero lo único en lo que se me ocurre una cosa es en la descripción de los últimos acontecimientos. Y es que el momento por el que está pasando el equipo es duro muy duro. Un momento duro y en uno de los momentos decisivos de la temporada.

No ha sido un mes para el recuerdo. Eliminados en Copa ,en Europa League y en liga consiguiendo 7 de los 12 posibles puntos disputados. Pero sin llegar a dejar una sensación del todo buena. Y sin olvidar la enésima, espantosa, esperpéntica imagen dada en Butarque frente al Leganés. No podemos negar la tristeza que invade a todo bético en estos momentos. Porque todos teníamos especial ilusión en estas dos competiciones, de las cuales acabamos de ser apeados. Y con la sensación de que tanto en la eliminatoria copera y sobre todo la europea, con el Betis de la cara “buena”, podríamos haber solventado estos compromisos sin demasiados problemas. Y es que ninguno de los dos rivales han demostrado demasiada superioridad. Y ha sido las propias deficiencias béticas las que han hecho que ahora mismo estamos fuera.

Los rivales nos juegan a que perdamos nosotros

Después de la eliminación copera, hablando coloquialmente con varios béticos, y después de ver el planteamiento rival y el desenlace del encuentro frente al Valencia, la sensación que nos está dejando el equipo en los últimos encuentros, es que los rivales nos tienen muy bien estudiados, demasiado bien diría yo. No creamos sorpresa para los rivales. Somos muy predecibles. Y es que la sensación que me han dejado estas eliminatorias, es que los rivales, nos dejan hacer todo el trabajo. A expensas de tener sus momentos o que nosotros se los demos. Y soy más de pensar esto último. El equipo contrario sabe que durante todo el partido no vamos a ser totalmente efectivos y que en algún momento fallaremos y tendrán su oportunidad.

Carencias que salen a la luz

Cada minuto que pasa, son más evidentes las carencias del conjunto verdiblanco. A lo que aludíamos anteriormente de que hay momentos durante los 90 minutos que se falla, que no se puede mantener el control del partido, se suma que la mayor carencia de este equipo es el gol. Y es que nos cuesta mucho hacer gol, y si el rival te penaliza en ciertos errores, el muro se hace prácticamente insalvable.

El gran problema de los carriles es todo un clásico. Y es que sinceramente veo que hasta el técnico tiene muchísimas dudas en que tipo de jugador colocar. Y es cierto que tampoco tiene mucho donde elegir, si además le sumamos que las bajas siempre suelen ser en esa zona. Me da la sensación que no tiene claro si poner a jugadores defensivos que puedan llegar a línea de fondo o extremos que realmente puedan encarar. Quizás sea un buen momento para jugar con laterales y extremos. Aunque eso sin duda el que mejor lo sabe es Quique Setién, Joaquín o Guardado son jugadores que no están para rendir los 90 minutos en esa posición. Pero también es cierto que en el caso del portuense, es el único que genera peligro en banda desbordando y llegando a línea de fondo.

Otra de la carencias que me preocupa, es la falta de competitividad que tiene el Real Betis Balompié. Da la sensación que hay ciertos jugadores, que en ciertos momentos se creen superiores. Y en ese momento es cuando más inferiores somos.

Europa

Volver al viejo continente el año que viene se ha convertido en una obligación. El crecimiento de la entidad, pasa por poder mantener y convencer a jugadores de gran calidad que jueguen con la elástica de las trece barras. Y las palabras del técnico cántabro del Real Betis Balompié diciendo que el reto de luchar por la cuarta plaza, es muy bonito, es la única ilusión que ha quedado esta temporada en toda la familia bética.