Crónica | Real Betis Balompié 1-SD Éibar 1: Empate agridulce para cerrar el año

Crónica | Real Betis Balompié 1-SD Éibar 1: Empate agridulce para cerrar el año

Ambiente navideño en los prolegómenos del partido, donde todo pintaba a fiesta verdiblanca para cerrar el año en el Benito Villamarín. La afición respondió de forma notable a las iniciativas solidarias preparadas para el club, y dejó una de las imágenes más bonitas de la jornada con un lanzamiento masivo de peluches. Pero en el verde todo fue distinto a lo deseado, ya que si vemos el partido en su conjunto, el empate se puede considerar hasta bueno. Los de Mendilíbar sometieron al Betis con una presión y una intensidad asfixiante y encontró su premio con el gol de Orellana de penalti. El Betis, que no jugó su mejor partido, también puede sacar lecturas positivas, como prolongar su racha sin perder y recuperar a Sanabria, que poco a poco va encontrando su mejor versión.

Poco a poco Setién va encontrando su once tipo. Tello entró por el lesionado Junior y esta vez la punta de ataque fue para Sanabria. Desde el comienzo del partido se pudo ver el choque sería muy difícil. Los armeros comenzaron muy fuerte el encuentro y salieron a presionar muy arriba, que dificultaba la circulación de balón  de los verdiblancos.  Todo se complicaría aun más cuando al filo del cuarto de hora, Sidnei tuvo que salir sustituido por una aparente luxación de hombro. Avisó Orellana con un disparo muy bien tapado por Pau. El Betis no encontraba caminos para romper el entramado táctico de Mendilíbar, aunque poco a poco iba creciendo en el partido. En una de sus pocas jugadas colectivas llegaría el gol. Jugada desde atrás con muchos toques, que llega a Tello que cede a Sanabria que mete el tanto totalmente sólo. Parece que el gol despertó a los béticos, que poco tiempo después estuvo a punto de repetir el gol aunque Arbilla llegó antes que el delantero bético.

En la vuelta de los vestuarios todo cambiaría. El Éibar le robó el balón al Betis y encerró a los béticos en su campo. Los de Setién no sabían cómo frenar el empuje de los vascos que poco a poco llegaban con peligro a la meta de Pau. De hecho las mejores ocasiones de la segunda mitad fueron para los visitantes. Ya avisó Enrich en un remate que de manera incomprensible se fue fuera tras jugadón de Cote. En el 70, un disparo de Kike García obligó a intervenir a Pau López. Y en ese córner se produciría la jugada del empate. Agarrón infantil de Feddal-que entró por Sidnei-a Ramis que al árbitro le pareció suficiente para decretar penalti. Ratificado por el VAR, Orellana se encargó de lanzar la pena máxima que a punto estuvo de para el meta verdiblanco. El Betis tenía unos 20 minutos para intentar que los tres puntos se quedaran en casa, pero no encontró la vía. Sólo una ocasión de Canales desbaratada por Riesgo se puede contabilizar como acercamiento bético. Más claras la tuvo el Éibar, que si llega a estar más fino, hubieran sacado mayor botín. Incomprensible que Kike García, totalmente sólo rematara fuera en un mal balance defensivo tras  un córner.

La falta de respuesta en el banquillo, y la exigencia  a la que sometió los vascos a los hispalenses hicieron que el marcador no se moviera más. A coger fuerzas y esperamos un 2019 repleto de triunfo en verde y blanco.

Real Betis Balompié: Pau López, Francis (Barragán 86′), Mandi, Bartra, Sidnei (Feddal 17′), Tello, Carvalho, Canales, Lo Celso, Joaquín (Loren 82′) y Sanabria.

SD Eibar: Riesgo, Rubén Peña, Arbilla, Ramis (Paulo 71′), Cote, Orellana (De Blasis 88′), Escalante (Diop 48′), Jordán, Cucurella, Kike García y Sergi Enrich.

Goles:  1-0. Sanabria (20′).
1-1. Orellana, p. (72′).

Colegiado: Carlos del Cerro Grande, comité madrileño. Amonestó a Escalante (32′), Ramis (42′), Lo Celso (56′), Feddal (71′) y Paulo (88′).