Valoraciones del Sevilla FC 3 – Real Betis Balompié 5

Valoraciones del Sevilla FC 3 – Real Betis Balompié 5

Tras muchas derrotas, humillaciones y resultados sonrojantes, por fin el Betis contentó a los suyos y se dio un homenaje en el Sánchez Pizjuan. Partido histórico el que se vivió ayer en la ciudad de Sevilla, que tuvo de todo. Tensión, goles, buen juego, goles, palos…La salsa del futbol en estado puro. Demos gracias del gran derbi que podemos disfrutar, y esta vez, la alegría se traslada a Heliopolis y se tiñe de verdiblanco. A continuación las claves del partido:

  • Segundo 30 y gol del Betis. El Betis golpeó primero y ya se pudo ver que está vez se vio con la capacidad de hacer daño. No sin apuros, el Betis siempre golpeó primero y no se desmoronó cuando los sevillistas empujaban o recortaban distancias.
  • Efectividad máxima: el Betis dispuso de 6 ocasiones y materializó 5, algo que compensó la fragilidad defensiva de ayer. Gran acierto de los atacantes béticos que ayer demostraron mucho olfato de gol.
  • De nuevo se impone el estilo Setién: una muestra de ello es el tercer y cuarto gol, ambos provienen de jugadas de mucho toque y posesión. Personalidad, confianza y seguridad. Aquello que parecía perdido en el mes de Noviembre, se volvió a ver ayer.
  • Fragilidad defensiva: ayer los errores a balón parado pudieron costar caro si el Betis no hubiera estado tan fino a la hora de definir. Los tres goles del Sevilla fueron calcados y su origen fueron de faltas laterales. Autocrítica y mucho trabajo para mejorar en esa faceta.

Siempre es bonito ganar un derbi, y más cuando lo haces de esa forma, pero esto debe suponer un punto de inflexión para conseguir el ansiado crecimiento que tanto se merece esta afición y este bendito club.

A continuación las valoraciones de los futbolistas que ha participado en el choque:

(5): no fue ayer la mejor noche para el cancerbero bético. Muy dubitativo en las salidas, en el gol de Kjaer se queda a media salida y posibilita el gol que ponía el empate a dos. No tuvo que hacer grandes intervenciones. Con los pies mostró templanza y seguridad. Quizás esta actuación la hace con otro rival y recibiría un suspenso, pero tras el partido de ayer no se puede suspender a nadie.

 

 

(-): Se lesionó cuando sólo se habían disputado 15 minutos de juego. Veremos el alcance de la lesión, ya que su regularidad y trabajo lo han convertido en fundamental en este equipo. Eso y unido a que no hay un suplente de garantías, la situación para el lateral derecho no es muy halagüeña.

 

 

 

(6): cuando tu defensa encaja tres goles significa que hay algo que no se ha hecho bien. Mandi cuajó un partido correcto, aunque perdió algunos marcajes en jugadas a balón parado. Algo nervioso al principio pero acabó asentándose. Vio una amarilla y se perderá el partido contra el Leganés.

 

 

(8): imperial el central marroquí. Partido lleno de personalidad y templanza y refrendado por un gol de cabeza que ponía por delante a los béticos en la primera mitad. Seguro al corte e iniciando jugada desde atrás. Es sin duda, de los mejores fichajes este año. Como su compañero, también vio amarilla y no jugará contra el Leganés.

 

(7): le tocó defender de lo lindo ante un Jesús Navas que le puso en aprietos, pero ayer explotó lo que mejor sabe hacer. El danés encontró espacios en ataque que supo aprovechar, una muestra de ello el tercer gol que él se encargó de meter tras una jugada colectiva. Esta vez sí sumó mucho en ataque, y eso lo notó el equipo.

 

 

(6): no acapara focos, pero en esa fase destructiva y recuperadora es fundamental. Quizás ayer no estuvo tan brillante, pero hizo un gran despliegue físico para ayudar en tareas defensivas.

 

 

 

(6): algo más desaparecido que en otros partidos. Corrió y ayudó en defensa, sobre todo por la derecha para ayudar a Francis, que entró por el lesionado Barragán. Estrelló un balón al palo tras un bonito golpeo. Siempre es un baluarte para mover el balón gracias a su tranquilidad y calidad.

 

 

(9): de nuevo otro partido descomunal del canterano, que ha derribado la puerta de la primera división. Anotó el primer gol a los 30 segundos de partido tras un tiro ajustado. Después, él puso el ritmo y la pausa al juego del equipo. El Betis jugó a lo que quiso Fabián. Desborda, juega entre líneas, baja a banda para ayudar a sacar el balón. Es un centrocampista total. Terminó tocado el partido, esperemos que no sea nada.

(5): el argelino dio una de cal y otra de arena. En los bueno y en lo malo, estuvo presente el jugador bético. Empecemos por lo malo. Su torpeza posibilitó dos de las faltas que acabaron en goles del Sevilla (primero Ben Yedder y después Kjaer), pero también estuvo presente en los goles del Betis. En el gol de Fabián interviene con un taconazo, fuerza la falta en el segundo y asiste a Durmisi en el tercero. Es un jugador diferente, y en cuanto se adapte a la liga y coja          ritmo, va a aportar mucho.

 

(7): el portuense jugó una hora donde demostró que tiene mucho que dar y que ahora mismo es un referente dentro y fuera del campo. La asistencia en el gol de Feddal sale de su bota tras un centro preciso del portuense.

 

 

 

(8): su trabajo, su entrega y su lucha se vio recompensada con un gol de delantero nato, metiendo la puntera tras recibir una gran asistencia de Tello. Incordió a la defensa, ganó balones divididos y se dejó todo lo que tenía en el cuerpo.

 

Sustituciones:

 

 

(7): el chaval cumplió con crecer jugar de lateral cuando no es su posición natural. Algo más nervioso al principio, pero después se asentó y mostró mucha personalidad, sumándose en ataque con peligro. Resolvió muy bien el papel que le tocó desempeñar.

 

 

(8): cumplió el papel de revulsivo a la perfección. Dio la asistencia en el gol de Sergio León y culminó la manita con una recuperación en medio campo, donde hizo alarde de velocidad, conducción y definición ante un Sevilla que estaba volcado en busca del empate.

 

 

 

(5): salió para ayudar al equipo y dar un respiro a Fabián que se marchó tocado.

 

 

Entrenador:

 

(6): aunque ayer estuviera en su lugar Marcos Álvarez, el Betis vivió un partido donde lo que sabe hacer  lo hizo a la perfección (atacar y tener posesión) pero volvió a flaquear en defensa. El balón parado, asignatura pendiente para el técnico cántabro.