Real Betis Balompié – 2017: Un año con sabor agridulce

Real Betis Balompié – 2017: Un año con sabor agridulce

El primer equipo del Real Betis Balompié despide el año 2017 con una sensación agridulce debido a la mala racha  que ha encadenado en este mes de diciembre.

Aprovechando que en breve empezará un nuevo año os recordamos que ha dado de si este 2017.

TEMPORADA 2016-17

El equipo de las 13 barras empezó el año con la cabeza puesta en una única competición, la Liga Santander, ya que, pocas semanas atrás había caído eliminado en Copa del Rey por el Deportivo de la Coruña.

Por aquel entonces, los de Víctor Sánchez del Amo, empezaban ganando el primer partido del año frente al Leganés por 2 a 0, comenzaban a asentarse en la media tabla y a pensar un poco en lograr un objetivo mayor que la mera permanencia.

Para muchos, el partido que más se disfrutó de la temporada 2016-17, fue el primer encuentro de la segunda vuelta. Betis y Barcelona se enfrentaban en el Benito Villamarín, y para sorpresa de todos, el equipo verdiblanco fue superior durante los primeros 3/4 del partido, poniéndose por delante en el marcador con un gol de Álex Alegría. Pero el conjunto blaugrana supo reaccionar y en el último cuarto de hora de partido superaron como quisieron la defensa bética. Un gol en el último minuto de Luis Suárez, puso las tablas en el resultado global de la jornada.

El mercado invernal fue bastante ‘movido’ para el Betis, incorporaba a jugadores como Alin Tosca, procedente del Steaua, y a Rubén Pardo, cedido hasta final de temporada por la Real Sociedad. Además, Musonda ponía fin a su segunda etapa verdiblanca por falta de minutos, Fabián se iba cedido al Elche y Zozulya era cedido al Rayo Vallecano.

Aunque, como todos recordaran, Zozulya nunca llegó a jugar con el equipo madrileño. Una supuesta camiseta neonazi que vistió el jugador ucraniano el día que llegó a Sevilla, hizo que los seguidores del equipo franquirrojo salieran a las calles para protestar la inclusión de este jugador y obligó al presidente del club, Martín Presa, a reaccionar y firmar un pacto con Ángel Haro, para que el jugador volviera a Sevilla por su propia seguridad.

El mercado de fichajes ya estaba cerrado y esto impedía que el ariete fuera inscrito en liga, por lo que no podía volver a jugar hasta que se abriera el mercado estival.

El ‘caso Zozulya’ era solo el principio de un febrero catastrófico. Un empate frente al Valencia, una derrota en Granada (4-1) y la derrota en el Villamarín contra el eterno rival, el Sevilla CF (1-2), hacían que Sánchez del Amo empezara a perder crédito y que los aficionados comenzaran a pedir su despido.

Cuando parecía que Víctor iba a acabar la temporada, el bochorno del equipo de Heliópolis, perdiendo 4-0 en Butarque adelantó todos los acontecimientos. Otro entrenador más, otro entrenador que no lograba lo que los aficionados del Real Betis quieren y merecen. Sánchez del Amo había sido despedido.

Alexis Trujillo cogió las riendas del equipo las dos últimas jornadas de liga, empatando al Atlético de Madrid (1-1) y al Sporting de Gijón (2-2).

El 10 de mayo, Serra Ferrer volvía al equipo con el que ganó la Copa del Rey y empezaban los rumores de los posibles entrenadores para la siguiente campaña. Hasta que se hizo oficial, Quique Setién era el nuevo entrenador del Real Betis y la afición empezaba a soñar con un proyecto deportivo serio y longevo.

MERCADO DE FICHAJES VERANIEGO

Serra Ferrer no paró de trabajar en, probablemente, uno de los mercados de fichajes del Real Betis Balompié con más movimientos. Y sobretodo, con mas expectación por parte de la afición.

La primera incorporación era un secreto a voces. Sergio León volvía a su casa. El delantero procedente de Osasuna era traspasado tras abonar los 3’5 millones de euros que tenía como cláusula.

A finales de junio, se concretó la venta de Petros Araujo al Sao Paulo, la cesión de Álex Alegría al Levante y el fichaje de Víctor Camarasa del Alavés, uno de los jugadores revelación de la temporada anterior, y la incorporación de Cristian Tello, procedente de la Fiorentina.

La afición estaba ilusionada y se podía ver reflejado en la renovación de abonos. El mes de julio no había empezado y el equipo ya superaba los 15.000 aficionados.

Ya en el mes de julio, Serra Ferrer cerraba las cesiones de Barragán (Middlesbrough) y Amat (Swansea), aunque el que más gustó a los aficionados fue el fichaje de Andrés Guardado (PSV). El jugador mexicano había rechazado varias ofertas internacionales para jugar en el Villamarín, esto hacía crecer cada vez más la ilusión y el número de renovaciones iba en camino de números históricos.

Aunque, todo parecía que empezaba a torcerse.

El 11 de julio se paralizó el corazón de miles de béticos. Rubén Castro se marchaba cedido a China. El jugador había pedido irse, un tiempo o para siempre, eso no lo sabíamos, pero la directiva aceptó los deseos de un jugador que había dado tanto por el club. El delantero canario se marchó al Guizhou Hengfeng Zhicheng FC en calidad de cedido.

Si la marcha de Rubén Castro no era suficiente, otro pilar del equipo verdiblanco abandonaba el club, aunque por la puerta trasera. Dani Ceballos escogió el dinero y el club grande antes que el sentimiento y los minutos de juego. Así, dejó una cifra cercana a los 20 millones de euros y fue traspasado al verdadero equipo de su corazón el Real Madrid.

Con el dinero del canterano, el equipo siguió reforzandose. Feddal llegaba procedente del Alavés y Jonas Martin (traspasado al Strasbourg) y José Carlos (cedido al Lorca CF) abandonaban la entidad.

Serra Ferrer tenía una joya guardada en la cartera. El argelino Ryad Boudebouz, que había sido la sensación de la Ligue 1 fichaba por el Betis con el objetivo de sustituir a Ceballos por una cantidad cercana a los 7’5 millones de euros.

Una de las salidas más sorprendentes fue la de Germán Pezzella. El defensa argentino no contaba en los esquemas titulares de Setién y  fue cedido a la AC Fiorentina con una opción de compra de 11 millones de euros.

Digard quedaba desvinculado de la entidad y Brasanac ponía rumbo Leganés para la próxima temporada.

El mercado veraniego acababa para el betis con el fichaje de Javi Garcia, que llegaba del Zenit, rechazando otras propuestas importantes, y la vuelta de Joel Campbell que volvía a Sevilla cedido por el Arsenal.

EL NUEVO GOL SUR

2017 ha sido un año histórico por lo que hace referencia al Benito Villamarín. El Real Betis inauguró este año el nuevo gol sur y la remodelación de las diferentes gradas. Un estadio al nivel del club con una capacidad para 60.800 espectadores, convirtiéndose en el cuarto estadio con más capacidad de España.

LA IMPORTANCIA DE LA CANTERA

Quique Setién y Serra Ferrer tenían un objetivo común, creían en la importancia de la cantera y sabían que el Betis era un equipo con potencial para ello. Las grandes actuaciones de Fabián hicieron que el técnico cántabro rechazara las propuestas de otros equipos para obtener cedido al canterano y lo convirtió en una pieza importante en sus esquemas. Juan José Narváez y Francis obtuvieron  ficha con el primer equipo. Jugadores como Redru, Julio Gracia y Aitor Ruibal debutaron en partido oficial.

TEMPORADA 2017-18

La temporada 2017-18 empezó en un estadio difícil, el Camp Nou. El Real Betis no pudo hacer nada ante un F.C. Barcelona que tampoco ofreció nada.

A partir de ahí, el juego de los de Setién mejoró notablemente y parecía que no podía ir a mejor. Las victorias frente  Celta y Depor, daban aire al equipo para afrontar la jornada número cinco en el Santiago Bernabéu, estadio donde el equipo verdiblanco no ganaba desde hacía 23 años.

El espectacular juego del equipo, las paradas de Antonio Adán y un golazo de Sanabria en el minuto 93, hizo que el partido de los de Zidane fuera muy inferior al del  conjunto sevillano y se llevó los 3 puntos del Bernabéu dos décadas después.

5 días más tarde, el Betis superó por 4 a 0 al Levante. Para muchos, el mejor partido del año. Los verdiblancos vencieron al equipo ‘granota’ en todos los aspectos. La ilusión crecía cada vez más. Parecía que muy pocos equipos podían pararnos.

Pero en este equipo nada puede ser tan bonito. El juego del equipo empeoró. Y mucho.

Podríamos marcar como punto clave el partido en Cornellà-El Prat. El equipo no jugaba a nada. Hacía centros sin sentido, sin rematadores. Y para colmo de todo eso, Joel Campbell se lesionaba en la última jugada del partido. Lesión que a día de hoy sabemos que podría hacer que se pierda el resto de temporada.

A partir de aquí, Getafe (2-2), Eibar (5-0), Girona (2-2), Las Palmas (1-0), Atlético de Madrid (0-1). 2 puntos de 15 posibles. La afición se empezaba a desesperar y empezaban a pedir despidos.

La lesión de Sanabria se notaba en el terreno de juego. El máximo goleador del equipo había tenido que pasar por quirófano y el Betis solo podía contar con Sergio León en la punta del ataque. Y para que nos vamos a engañar, el delantero gaditano no está pasando por su mejor momento.

Además, cabe recordar, que el Cádiz C.F. eliminó al Betis en primera ronda de Copa del Rey, haciendo así, un ridículo histórico para la entidad.

En los dos últimos partidos hemos podido ver una mejora de juego. En Málaga se ganó por 0-2, y aunque no vimos el juego de las primeras jornadas los jugadores luchaban y peleaban como habíamos visto en las primeras jornadas.

El último partido de liga, contra el Athletic Club de Bilbao,  el equipo de Setién mejoró y pese a la derrota la afición agradeció la entrega de los jugadores.

En las próximas semanas, podremos ver como quiere afrontar el Real Betis Balompié  el año 2018.

Para terminar el año, una de las mejores noticias que nos podían dar es la renovación del capitán Joaquín hasta el año 2020.